Las aguas turbulentas que ha debido navegar Micco a la cabeza del INDH

Las aguas turbulentas que ha debido navegar Micco a la cabeza del INDH
Las aguas turbulentas que ha debido navegar Micco a la cabeza del INDH

El 18 de octubre pasado, Sergio Micco llevaba solo dos meses y medio como director del Instituto Nacional de Derechos Humanos (IDNH) cuando comenzó la crisis social. Hasta ese día, sus planes como cabeza del INDH eran completamente distintos al rumbo que, obligado por las circunstancias, debió tomar hacia adelante.

En ese entonces, el abogado de la Universidad de Concepción, histórico militante DC, figura de la G 80 y profesor de Ciencias Políticas, había definido cuatro focos para su gestión: mapuches; niños, niñas y adolescentes; mujeres y migrantes.

En eso estaba hasta que el 17 de octubre comenzaron los primeros incidentes en el metro y, al día siguiente, se produjeron los incendios en las estaciones. Luego vinieron las masivas manifestaciones en Plaza Baquedano; las denuncias de abusos por parte de Carabineros y las 359 lesiones oculares denunciadas, que han dejado completamente ciegas a dos personas: el estudiante Gustavo Gatica y Fabiola Campillay, quien iba rumbo a su trabajo en San Bernardo cuando recibió una bomba lacrimógena en su cabeza.

Micco cumple seis meses de gestión, que culminará en 2022. Un período en el que ha vivido todo tipo de circunstancias y sensaciones. De las buenas: las cifras que entrega su organismo a raíz del estallido social no han tenido cuestionamientos, el INDH se ha convertido en un referente en el tema y sus datos han servido de contexto y base tanto para los informes de Human Rights Watch como de la ONU. De las no tan buenas: el abogado ha tenido problemas internos con casi la mitad de los consejeros, pues "gobierna" en un clima de conflicto permanente, al igual que sus antecesores.

Parte de esos conflictos han sido por sus opiniones, en especial en la prensa, que lo han puesto en cuestión al interior del Instituto, comentan desde el INDH. El 3 de noviembre de 2019, en el programa Mesa Central de Canal 13, Micco dio una declaración que generó estelas desde la izquierda. "Conceptualmente, la violación sistemática de los derechos humanos supone una concertación entre distintas instituciones, donde se crean leyes o se hacen políticas públicas que directamente o intencionalmente tienen el objetivo de violar los derechos humanos. Si tú me preguntas a mí, como director del INDH, yo te diría que no y que quien afirme lo contrario tiene que probarlo", sostuvo.

El 10 de enero pasado hubo otro episodio polémico que le generó, además, conflictos con los funcionarios. En una entrevista en radio Bío Bío de Concepción le preguntaron sobre las críticas respecto de que su organismo estaría politizado. Reconoció que al interior del INDH "hay sesgo", pero enfatizó que el Consejo es "completamente pluralista".

Es justamente dentro de ese Consejo -formado por 11 integrantes de diversas tendencias políticas- donde ha tenido los mayores problemas, pues hay un sector que lo considera excesivamente conservador y con poco liderazgo. En cambio, para el otro grupo, más cercano a la derecha -donde conviven Carlos Frontaura, además del DC Eduardo Saffirio y Branislav Marelic-, Micco era el hombre que mejor podía navegar en una crisis como la que vive Chile en estos momentos: moderado y con perfil humanista.

Fuente: pauta.cl