Temperatura récord en Antártica enciende alarmas de científicos.

Temperatura récord en Antártica enciende alarmas de científicos.

Una temperatura récord en el lado este de la Antártica, tras un verano cálido, ha causado polémica sobre sus causas y efectos entre los científicos.

El 6 de febrero, la base de investigación argentina Esperanza marcó una temperatura de 18,3 °C, lo que superó el anterior registro de 17,5 °C del 24 de marzo de 2015.

En isla Rey Jorge, la ausencia total de precipitación nivosa durante enero ha llamado la atención. De hecho, logísticos y científicos de la Base Científica Profesor Julio Escudero, del Instituto Antártico Chileno (INACH), señalaron que no cae nieve desde la Navidad.

"Esto es extremadamente irregular y en casi 20 años viniendo al Continente Blanco, jamás había observado aquello. Hablando con investigadores de otras bases antárticas, señalan la preocupación por los reservorios de agua dulce", dijo el director del INACH, Marcelo Leppe.

En principio, esta situación es atribuida a los vientos "Foehn", un fenómeno similar al viento Puelche o Raco, que provoca temperaturas récord en la zona central de Chile, según el académico de la Universidad de Santiago, Raúl Cordero. El aire se calienta al ser forzado por el viento a subir y bajar el cordón montañoso que cubre la península, con una altura media de 1.500 metros.

"Aunque sabemos el mecanismo que genera las temperaturas récord en la Península Antártica, aún estamos trabajando en entender exactamente por qué los vientos Foehn han aumentado allí, rompiendo cada vez más frecuentemente los récords de temperatura en la zona", afirmó Cordero.

La temperatura media anual del continente antártico varía de aproximadamente -10 °C en la costa a -60 °C en las partes más altas del interior.

Temperaturas extremas

Los investigadores saben que el cambio climático incrementa la frecuencia con la que se dan eventos extremos, que incluyen olas de calor y temperaturas extremas. Por lo tanto, sí es esperable que se rompan récords cada vez más frecuentemente en Antártica y en todo mundo. "Viene sucediendo desafortunadamente desde hace décadas", sentenció el académico.

Cordero agregó que “en nuestra plataforma de investigación (anexa a la Base Escudero del INACH), la temperatura en lo que va corrido del verano ha estado en alrededor de 1,5 °C sobre el promedio en igual periodo durante la última década. La temperatura en enero 8 y en febrero 7 fue superior a los 6 °C y hemos tenido varios días de inusual buen tiempo”.

Impactos

Obviamente, estas alzas de temperaturas tienen un impacto en la flora y fauna de la zona, además de sus recursos hídricos. "En el océano puede afectar a los organismos marinos, así como también a los icebergs que se desplazan por el área afectada", sintetizó Iriarte.

También puede haber un efecto combinado. El derrumbe de la plataforma de hielo Brunt en el Mar de Weddell ofrece un ejemplo reciente de un evento extremo que ha eliminado el hábitat de la segunda colonia de pingüinos emperador más grande del mundo.

En cuanto al primer punto, la región antártica mantiene algunas de las especies más icónicas del planeta –como ballenas y pingüinos– y provee una amplia gama de importantes servicios ecosistémicos. "Estos eventos abren nuevos hábitats, especialmente para microorganismos. Un sistema de agua, con mayor radiación solar, mayor temperatura y nutrientes, son las condiciones ideales para el crecimiento de microorganismos como bacterias y microalgas", afirmó el experto del centro IDEAL.

El INACH especificó que el calentamiento fomenta el crecimiento y la propagación de plantas establecidas, una mayor producción de semillas y un mayor establecimiento de las plántulas. Varios estudios han demostrado que el cambio climático ha incrementado la disponibilidad de áreas susceptibles de ser colonizadas por las plantas, como resultado de la reducción de la cobertura de hielo y nieve y la recesión de los glaciares a lo largo de la Península Antártica. Estos cambios se asociaron a aumentos en la capacidad reproductiva de ambas especies como resultado de temporadas de crecimiento más largas y cálidas.

Fuente: elmostrador.cl